Es posible en el tiempo, establecer un planeta de seres humanos conscientes, libres y coherentes. La familia es el germen de ese cambio fundamental, y de ella, los padres sus principales protagonistas. Una parentalidad consciente es posible si hay trabajo personal, profundo y honesto. Padres conscientes forman hijos conscientes, seres humanos que impulsan al planeta hacia una nueva era.