¿Te ha ocurrido que en algún momento te encuentras sin saber que hacer o hacia donde dirigir tu vida?. Esta sensación de estar extraviado o falta de claridad, puede ser abordada desde diferentes puntos de vista. Para algunos, esta situación favorece una crisis y angustia interior que se manifiesta en estados de ansiedad por ejemplo, para otros en cambio, es vista como una oportunidad para cambiar de rumbo o plantearse un nuevo comienzo.

Independiente de cual de estos puntos de vista te identifica, lo interesante es preguntarse qué situaciones generan este estado. Es necesario ser claro y honesto contigo, atreverte a identificar las causas y más aún, a emprender un trabajo personal que ayude a reorientar la vida en todas sus dimensiones.

Por lo tanto es vital en este momento, plantearse algunas preguntas que serán de mucha utilidad y que pueden ser vistas como impulsos o descargas de energía que te movilice a la acción: ¿Hago realmente lo que deseo hacer? ¿tengo la relación de pareja que merezco, o simplemente estoy en una relación de compañía? ¿vivo de acuerdo a mis propios preceptos e ideales, o sigo aquellos que me han heredado?. Estas preguntas y otras, pueden abrir el camino, a modo de una cartografía interior, para trazar una ruta que te permita ser fiel con tu esencia. Para que este ejercicio sea práctico, vamos a plantear la que considero es una de las preguntas vitales en todo proceso de sanación o transformación personas:

¿Cuál es la finalidad de tú vida?

Veamos qué significa. Podemos abordar esta pregunta utilizando una metáfora. Imagina que eres el capitán de un navío. Tu barco tiene combustible suficiente, tripulación preparada y comida para el viaje. Pero si zarpas y no sabes en qué puerto vas a recalar, lo más probable que ocurra, es que te quedes sin combustible, sin alimentos y tu tripulación se amotine. Esto puede ejemplificar una vida sin propósito; creer que se está preparado y se tiene de todo, pero no saber hacia dónde direccionar tu acción, tu energía y tus deseos. Por el contrario, si zarpas bajo las mismas condiciones iniciales, y en el horizonte distingues la tenue luz de un faro en la costa, independiente de las millas a las que te encuentres y sabiendo que en tu camino encontrarás tifones, tormentas y huracanes, el faro señala a donde deseas llegar. Esto es una vida con finalidad.

El propósito es aquello que le da sentido a todo lo que vives, haces o eliges. Te permite dirigir tu vida desde una perspectiva consciente. Los beneficios son varios, pero creo que uno de los más significativos es encaminarte hacia una experiencia de vida auténtica, que te permite reconocerte más allá de tus condicionantes y permitir que emerja todo tu potencial creador.

¿Qué impide o dificulta enunciar tu propósito?, fundamentalmente las creencias, ideas y costumbres que llevas contigo y que se manifiestan como resistencias. Estas son el producto de la familia en la cual naces, de la cultura y sociedad que habitas. Durante toda tu vida estarás sometido a estas fuerzas de repetición (familiares, sociales y culturales) que solo buscan perpetuar un sistema de pensamiento y de vida que a todas luces, no a permitido que el ser humano evolucione y desarrolle su plano espiritual. Por lo tanto el desafío será lograr salir de esta fuerza de repetición en la cual habitas desde antes de nacer y que toma forma en preceptos y herencia familiar por medio de costumbres, ideas, conductas emocionales y situaciones materiales.

Encontrar y ser fiel a tú finalidad te pone a prueba contigo mismo. Hasta qué punto eres fiel a ideas que no son tuyos, hasta que punto eres capaz de sortear los obstáculos y encaminarte hacia una vida plena y creativa, alineada con la esencia primordial del Universo que habita y es en ti.

×
Hola! 👋 Cuéntame en que puedo ayudarte, con gusto te responderé a la brevedad